Tagboard
Mi gran compañera de vida
26 ago. 2016 | 10:10 | 5 Comentario/s
¡Hola! ¿como han estado? yo no muy bien. Lo que quiero contar es algo triste. Hace aproximadamente dos semanas murió mi perra, mi compañera de vida, mi todo. Si, soy muy apasionada cuando se trata de animales. He tenido de todo: perros, gatos, conejos, loros etc. Podría decir que los animales son mi mayor debilidad.

Ella es Asuka, estuvo conmigo desde los 7 años, hasta los 21. Toda una vida juntas. Ella me vio crecer, me vio reír, me vio llorar, tantas cosas pasamos juntas. Recuerdo que cuando me la trajeron, tenía unos 7 años. Ese día estaba enferma. Tenía fiebre y estaba recostada en la cama. Luego viene mi papá de trabajar, y me saluda. Mientras me saludaba, sacó de su bolsillo una perrita muuuuuy pequeña. Tan pequeña que entraba en su bolsillo ¿entienden? entraba en el bolsillo de la campera de mi papá. Obvio, me encariñe al instante.

Como se ve en la foto, Asuka era del tamaño de un pequinés, pero no tenía la cara de éste. Tenía una cara muy linda, como la de un osito (?) y cuando caminaba parecía una muñequita de juguete (?)

Tan así, que cuando mi tía (que en ese tiempo tenía unos veintitantos) vino para nuestra casa, yo salí a saludarla desde nuestro pasillo. Y le grite que tenía una perrita. En eso ella me contesta con poca emoción:
- "ahhhh ¿una perrita?" así, sin emoción alguna. Creo que no era muy apegada a los animales.
En eso sale Asuka corriendo al pasillo y mi tía grita:
-"¡AHHHHHHHHH que lindo!" y se encariñó al instante con ella.
En esos días que se quedó con nosotros, mi tía no la soltaba. La acariciaba, le hacía peinados, le ponía moños (?) porque de verdad Asuka parecía una muñequita de juguete, era muy linda.

También recuerdo que cuando la sacábamos a pasear, en una de esas, una señora mayor de edad se nos acerca, y nos dice: "Ahhh ¡pensé que era un perro de juguete! que hermoso, parece un muñequito".
Pero aunque parecía una muñequita,  su personalidad no era una joda. Ella era muy cariñosa con toda la gente que traíamos. Pero también muy guardiana. En ese tiempo, compartíamos el pasillo con unos vecinos. Y siempre que entraban estos vecinos, Asuka ladraba fuerte, con seguridad, como indicándonos que entraban "intrusos", era muy guardiana en ese sentido. Pero sabía diferenciar al instante que no tenía que ladrar de ese modo cuando traíamos visitas. Se comportaba muy diferente. Era muy cariñosa, sabía captar la atención de la gente.

Vivió muchos años conmigo,14 años juntas. En este último año me tuve que mudar, lamentablemente en el edificio no permitían animales. Y lloré, lloré como bebe cuando me enteré de eso. Por suerte mis abuelos se ofrecieron para llevarla a su casa. Así yo podía verla cada vez que iba de visita.
El terreno de mis abuelos es bastante grande. No solo tiene dos patios, sino que hay dos casas más en el terreno, en donde vive mi prima con su mamá en una casa, y mi tío en otra.
La casa de mis abuelos es mi 2 hogar. Todos los recuerdos de mi infancia los tengo ahí. Me quedé mucho más tranquila, sabiendo que Asuka vivía en ese lugar. Siempre que podía visitar a mis abuelos, lo hacía. Y Asuka se ponía como loca cuando me veía. Se alocaba, se tiraba al piso para que la acariciara.

— Anécdota
Una anécdota para contar y no muy linda ¬¬ pasó en la casa de mis abuelos. Asuka era una perra que se sabía ganar el corazón de la gente. Tan así, que la hija de la actual novia de mi tío, cuando conoció a mi perrita se encariñó al toque con ella. Mi tío que nunca le gustó los animales, dejó entrar a su casa a mi perrita, para que la hija de su novia jugara con ella. Mi tío jamás en la vida haría una cosa así, pero bueno, el amor lo puede todo (?). El problema viene cuando esta chica (de 17 o 18 años) le pide a mi tío si se podía quedar con ella. Y claro, para eso me tenían que pedir permiso.
Mi tío que nunca me llama, lo hizo. Primero llamó a mi abuela, que ese día estaba conmigo en nuestro nuevo apartamento. Y le preguntó si se podían llevar a la perrita. Mi abuela le dice que no sabe, que eso lo tienen que consultar conmigo, porque la perra no era de ella. Ni siquiera permití que me pasaran el telefono, porque capté todo. Y directamente les grité con un NO rotundo.
Mi tío unos días después me llama, para convencerme nuevamente. Y le dije que no, que se deje de joder, que es mi perra, y si tanto quiere ésta chica un animal que se lo compren. Que tanto tienen que estar mendigando por mi "si". Me dio bronca. Si tanto ésta chica quería un animal ¿porque querer el animal de otra persona, en vez de comprarte uno? y no es que yo quería que Asuka estuviera separada de mi. Es una situación que se fue del alcance de mis manos.
Pero bueno, igual pude conocer a esta chica, y para mi sorpresa me calló muy bien. Pero obvio, esa situación no me gustó para nada. Conclusión, Asuka se sabía ganar los corazones de la gente. Diría que demasiado :(
— Fin de Anécdota 

Ahora que mi perrita ya no está más con nosotros siento un gran vació.14 años de mi vida compartí con ella. Era tan cariñosa, tan juguetona, tan activa. Eso me sorprendía mucho. A pesar de su edad, era muy activa.
Por si se preguntan, no murió de viejita. Unas 3 semanas antes de su muerte la visité, y seguía tan radiante como siempre. Entonces ¿cómo murió? bueno, al costado de su piernita tenía una pelotita. No se porque no se dio la oportunidad de llevarla al veterinario. Creo que porque era bastante chiquita la pelotita, tal vez no se le dio la importancia adecuada. La cuestión es que me contaron que Asuka sin querer se lo mordió y bueno, ahí se desencadenó todo.
La llevaron rápidamente al veterinario, y dijeron que la tenían que operar de urgencia. Pero como tenía una edad bastante avanzada, lo más probable era que no resistiría la operación. Mis abuelos sin más que hacer, la volvieron a llevar a su casa. Al día siguiente, ella nos dejó.

Voy a dejar la entrada hasta acá porque al contar esto, me agarró un nudo y estoy comenzando a llorar. Lo siento.

Etiquetas: ,